viernes, 16 de septiembre de 2011

Así es pequeña.

Pero ahora mismo, así sin mas, lo veo claro, como una bombilla cuando se enciende, como una estrella que ilumina mas que las demás o como el cielo en pleno Julio, despejado y sin nubes. Y entre lágrimas cerré el libro sagrado de los recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario