martes, 20 de septiembre de 2011

Un brindis, por nosotros.

Apareciste justo cuando iba a caer al vacío, entre luces, música y gente cruzaste tu mirada con la mía. En ese preciso instante y en tan solo una milésima de segundo todos mis miedos se desvanecieron por completo. Te acercaste a mi y todavía sin decir nada sentí que ibas a ser esencial en mi vida. Tenía un altavoz con miles de decibelios justo al lado, pero cuando me cogiste la mano se silenció la música y tan solo podía llegar a oír el palpito de mi agitado corazón, contuve la respiración, sonreí, fijaste tus ojos en los míos dejando entrever esa peculiar sonrisa que me hizo estremecer. Solo podía ver tus brillantes ojos marron pastel, me temblaban las manos y una extraña sensación de plenitud recorrió mi cuerpo, te havia encontrado. Lentamente susurraste con esa dulce voz ¿ Nos conocemos?, supe desde entonces que no me iba a ser muy difícil quererte.
Tu rompiste todos los esquemas de lo que hasta ese momento entendía por amor. Cambiaste mi mundo. Me hiciste entender que la felicidad también era para mí. Me hiciste creer en ese flechazo a primera vista. Eres todo lo que siempre soñé.
Tú tienes el poder de hacer que broten sonrisas en mi cara, de que tus palabras lleguen al fondo de mi corazón. Tú puedes hacer que los días más tristes y grises cobren color solo con mirarme. Tú que siempre estás ahí. Tú eres aquel que con una sonrisa me enamora completamente, que con una lágrima me entristece de forma permanente. Tú y solo tú provocas en mi vida toda clase de sensaciones. Doy gracias por haberte conocido, por compartir contigo todos estos días. Tú, porque gracias a ti comprendí que el amor a veces si tiene un final feliz.
Te quiero.Has llenado mi vida de una manera que no esperaba.
Hace unos meses estaba tan hundida que no podía parar de llorar. No imaginaba cómo iba a seguir caminando sin tener en mi vida a la persona que había sido lo más grande para mí durante tanto tiempo. Si no hubieras aparecido, creo que esto me habría costado mucho más. Debo decirte que tu eres el mayor regalo que la vida jamás me ha dado, y que en poco a poco he llegado a quererte más de lo que nunca imaginé. Han pasado muchas cosas, he amado y el amor me defraudó. Pero me has ayudado día a día a reconstruir mi corazón, con tus caricias y abrazos me he sentido querida, una sensación que no havia sentido hasta ahora.
Quiero decirte muchas cosas, pero me da miedo, tengo miedo a ilusionarme de nuevo y perderte, pero esta vez sé que no va a ser así. No puedo creer que tenga tanta suerte en la vida de haverte encontrado justo ahora. Sólo puedo dar gracias sin parar. Es imposible no sentirme en una nube a tu lado, borras toda la tristeza que pueda sentir. Por favor, no te vayas a ninguna parte, quedate por siempre conmigo. Me has hecho comprender que no siempre el primer amor es el verdadero, y es que ahora ya no me imagino sin tu amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario