jueves, 22 de diciembre de 2011

Encantada de conocerte, amor.

En el momento en el que te conocí, sin saber bien quien eras ya actuaba diferente, intente acercarme a ti de manera que apenas lo notaras. fue una confusión verte en aquel lugar, fue alejarme de todo y que tu aparecieras, supongo que desde ese día, todo cambio, tu me cambiaste, tocaste mi corazón con un par de palabras. Sí cierro los ojos aun puedo notar tu primer abrazo, la primera sonrisa, la primera risa, incluso la primera lagrima. La historia esta escrita en una hoja de papel muy fina, que parece que solo conservo yo, pero desde ese día, he escrito muchas más páginas, y cada una es una sonrisa, cada una es un mundo nuevo al que abrirse. cuando me coges de la cintura y me susurras cualquier estupidez al oído, cuando me abrazas, cuando me coges de las manos y juegas con ellas, cuando me sorprendes y yo me asusto, pero lo suavizas todo con un beso en mi mejilla, cuando me acerco a ti, y me dices, te quiero. Cada uno de los pretextos son por ti, cada latido de mi corazón es una muestra de amor, cada nunca es un siempre, cada mirada es un paraíso, y cuando coges mi mano pienso que no puedo sentirme mejor. sé que durante un tiempo me comporte como una estúpida, que llegué a hacer cosas de las que me arrepiento, pero si me das tiempo a corregirlas, yo puedo ser quien cure tus heridas, puedo ser todo lo que quieras, solo tienes que pedírmelo. es increíble como pasa el tiempo pero el sentimiento no cambia, como cada vez se hace más intenso y duele más, pero no es un dolor malo, es el dolor de el amor, y esa palabra es la más bonita que puede existir, así que no hagamos caso y vivamos nuestro propio cuento desde ese momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario