miércoles, 25 de abril de 2012

*

He recibido un poco tarde esas cartas que tenían un corazón en vez de una firma, he perdido la dirección a la que debía haber contestado, he dado tiempo a mi cabeza a pensar, pero mi corazón se lo interponía, las señales de la vida son ciertas, el amor aparece cuando no lo buscas, pero luego siempre quieres dejar de tenerlo, para que no te desgarre el corazón, pero la carta esta mojada por las lagrimas, y no se si es por algo bueno, o algo malo, la tinta esta algo borrada, pero aun así las palabras se len con claridad, hablan de lo difícil que es encontrar el amor, pero de lo bien que te sientes cuando lo haces, me gustaría pensar así, sin que hubiera un siguiente paso, pero hay tan poca gente que llega para quedarse. Sin que me diera cuanta agarré un bolígrafo, ni siquiera se de que color, empece a escribir , las palabras no riman, las silabas son casi siempre las mismas, hay muchas comas, pero pocos puntos, no se como acabarla, solo me queda un paso, ya esta firmada con un corazón, pero no se tu dirección, no se si me contestarás o tu novia la romperá, no se si tu familia te la ocultará, ,no se si el cartero la leerá, no se muchas cosas, pero una vez que la mande me sentiré mejor conmigo misma. 
Un pájaro, entra por mi ventana, tiene un numero atado a la pata, es un 14, la última frase de la carta llega a mi mente: "el mundo nos enseña a contar, pero a partir del catorce nos perdemos" todo encaja, miro el sobre de la carta, es una calle, con un numero que apenas se ve, la calle se llama "contar" y el catorce es mi ultima elección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario