domingo, 13 de mayo de 2012

Al fin y al cabo.


Sé lo que piensas de mí; sé que piensas que no he sido más que un error en tu vida, sé que desearías no haberme conocido nunca, sé que pretendes olvidarte de todos los momentos que hemos vivido, tanto los buenos, como los malos. Sé que cierras los ojos con fuerza para no recordar mi cara, ni mi cuerpo. Sé que intentas fijarte en otras para olvidarte de mí, que comes bocas buscando una mejor que la mía, sé que piensas que soy una mala persona, que no he tenido ningún sentimiento hacia ti, y que he jugado contigo como si nada. Sé que no soportas cruzarte conmigo, sé que odias recordarlo todo, sé que no puedes mirar mi perfil, y muchísimo menos mis fotos. Sé que detestas verme con otros, o verme feliz al lado de otras personas que no seas tú.
Sé que sigues pillado por mí, sé que he sido lo mejor que te ha pasado en la vida. Sé que me quieres, que no te puedes olvidar de mí por más que lo intentes, que me deseas, que te encanta mi cuerpo, y mi cara, que darías lo que fuera por pasar un rato conmigo, que no necesitarías más que verme sonreír delante de ti, que te encantaría volver a recibir un beso de mi boca, que te encantaría mirarme a los ojos a unos pocos centímetros de distancia. Sé que me necesitas, que te duele que no siga a tu lado, sé que no encuentras a otra como yo, y sé que jamás la encontrarás. Tengo la intuición de que tienes ganas de verme, de escucharme, y de cruzarte conmigo, aunque sea por casualidad, para que te dé dos besos, y puedas volver a oler mi perfume.
Y tú sabes que tengo razón, y que te jode que por una vez no la tengas tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario