domingo, 13 de mayo de 2012

No te prometo que nos vaya bien.

 Sé que no soy lo que imaginabas, no soy rubia ni soy alta, en realidad no llego ni al metro sesenta, aunque con tacones altos lo sobrepaso. Lloro demasiado, pero con mis tonterías te dolerá cada centímetro del cuerpo de tanto reírte. Ahora no me río muy a menudo la verdad, pero tengo una risa tan vital que cuando la oigas estarás siempre al acecho para oírla otra vez. No se dibujar, y nunca me han enseñado a sonreír, tuve que aprender sola. Soy incapaz de estarme quieta, hablo demasiado y me enfado muy deprisa, aunque se me pasa muy rápido, también. Lo que puedo prometerte es que te volveré loco y querrás salir corriendo de lo pesada que me pongo a veces. También te darás cuenta con el tiempo, de que soy algo caprichosa y un poco coqueta también. Canto en la ducha, y escribiré tu nombre en la arena todos los veranos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario