miércoles, 6 de junio de 2012

"Im"perfección

hoy me despierto con el brillo del sol entrando por las rendijas de mi cortina, ayer se me olvido cerrarla del todo, busco mis zapatillas sin abrir muy bien los ojos, quiero poner los pies en el suelo, y dejar de volar soñando, entre todo el desorden consigo caminar, mojo mi cara y me observo un breve momento al espejo, no me gusta lo que veo, cepillo mi pelo, poso mis manos en el lavabo y me doy la vuelta, no puedo ver lo que fui ayer, y por desgracia mi rostro no cambiará, camino hacía un lugar donde pueda huir, pero al abrir el armario es como si sintiera que me pierdo, un vestido con un poco de vuelo para demostrar que a pesar del dolor puedo ser aun algo de lo dulce que un día llegué a ser, unos zapatos que jamás me probé me esperan en una caja, no se porque nunca salieron de allí, supongo que la pregunta es ¿por qué tienen que salir hoy? pero no quiero pensar mucho, no quiero recapacitar sobre mis acciones, puedo arrepentirme de algo que hice o dije, y no estoy segura de ser fuerte, me monto al coche y apoyo mis brazos y mi cabeza sobre el volante, iría caminando pero cada calle me recuerda a cuando caminaba de su mano, el asiento esta frío, y el volante se esta clavando en mis manos, pero ese no es motivo para arrancar la vida de nuevo, a veces cuando estas atascada estas bien, espero que este sea uno de esos momentos, piso casi sin darme cuanta el acelerador, lo que me obliga a levantar la mirada, rodeo las calles, sin mirar un lugar que no sea el cielo, de alguna manera acabo en aquel lugar, juro que no había estado allí antes, que si hubiera pasado antes por el ni me molestaría en mirarlo, pues bien antes estaba muy ocupada pensando en el, y aunque mi mete sigue haciéndolo, mi corazón desea ser liberado de la prisión que cree. El cielo es azul, y aunque yo no tenga a mi lado a un príncipe de este color, me siento bien, puedo sonreír y decir que no es algo irreal, miro por primera vez en mucho tiempo mis manos, que están de un blanco tan blanco como las nubes que antes siempre veía, me deposito lentamente en el suelo, mirando como el sol sale, como los pájaros cambian de dirección, pero aun así no dejan de cambiar, supongo que es una lección, las rutinas se pueden romper , y aunque siempre quedará algo de ellas los sentimientos pueden ser tan diferentes, pueden ser nuestros mejores amigos, solo si sabemos cuidarlos, y prometo que me repondré y que dejaré de pensar en el ¿y si..? porque tengo que ser un poco más fuerte, y no dejarme caer en la rutina que el hizo por mi, no quiero ser una muñeca de plástico, una carta que se moja, una hoja que vuela pero cae, quiero ser quien nadie me enseñó a ser, quiero despreocuparme de las imperfecciones, al fin y al cabo, el "im" es solo una silaba más en la palabra imperfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario