viernes, 20 de julio de 2012

Gracias

Admiro la capacidad que tiene a veces la vida para sorprendernos... Así pues, en el momento más inesperado y de la forma más absurda, conocemos a esa persona sin saber que con el tiempo será alguien demasiado importante en nuestras vidas... Poco a poco, día tras día, los sentimientos crecen, algo está cambiando dentro de ti. Por fin piensas que la vida está siendo justa contigo, dándote la oportunidad de conocer a esa persona que tanto merece la pena, que te quiere y que te valora y te hace sentir como realmente tienes que sentirte a cada segundo. No puedo decir un millón de cosas para que esto quede bonito con el poco tiempo que llevamos, pero me limito a escribir lo que siento. Y siento que en poco tiempo has echo demasiado en mí. Has cambiado algo dentro de mi, has llegado y has desordenado toda mi vida, para bien. Siento además que deseo invertir todo el tiempo, cada segundo, en seguir conociéndote. En empezar algo. Deseo, que nada cambie, que todo siga como hasta ahora. Gracias al destino o a las simples casualidades que la vida en ocasiones deja caer, porque me están haciendo sentir una de las personas más afortunadas del mundo.

Resulta imposible apartar la mirada.

De alguna manera, debo confesar que te necesito, y por eso recapacito sobre lo que hago; sé que sin ti no soy nada, ya que hablando, sonriendo, y sobre todo sus ojos, intensos, inolvidables te transformas en la única persona del que resulta imposible apartar la mirada ya que esa mirada me deja cortada.