sábado, 6 de octubre de 2012

Smile.


Caminando por la calle me la encontré, llorando, sola, sin razones para sonreír. Me quedé con ella una tarde de lluvia, bajo su paraguas. Accedí a comprarle un chocolate caliente. Vi que detrás de esas lágrimas y esa sonrisa sacada por desesperación, había una buena persona, que solo porque una persona la apartaba del mundo, los demás también. Intenté hacerla reír, lo mejor de todo fue que lo conseguí. Finalmente le dije de quedar más días, todos los que quisiera, la gente no sabía lo que se perdía. Una chica inteligente, simpática, amable y perdida por la noche. Me despedí de ella, me dispuse a ir a casa y ponerme al ordenador. Cuando llegué vi que tenía un mensaje, que ponía:“Muchas gracias por este día, pensé que todo el mundo me veía como la chica rara que no tiene amigos, pero me has hecho ver que puedo seguir confiando en encontrar a alguien que me quiera, en algo para seguir luchando día a día.”Este mensaje me llenó por dentro, al final fui yo la que acabó llorando. El mundo está lleno de hipócritas, sin corazón, no hagas caso de la gente que se ría de ti, eso es porque no te conoce, no quiere tener la oportunidad. Parece que hemos nacido para ser así, pero no, ten en cuenta que de millones de personas, muchas estarán dispuestas a quererte como eres, búscala, encuéntrala y sé feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario